domingo, 27 de noviembre de 2011

El Eco de la Cascada - 125 Poemas del Emperador Meiji

El poder de la palabra

Tanto en la tradición hebrea como en la árabe o la cristiana, la palabra ha sido tratada como vehículo de acercamiento al dios, expresión misma de su voluntad y herramienta eficaz al alcance de ciertos iniciados. En India y Japón mantras y kotodamas manifiestan de formas diversas el poder de la energía universal, la capacidad sanadora que desde antiguo se atribuye a determinados signos, combinaciones de letras o palabras, de sonidos que actúan propiciando la vibración armónica de cada uno de nuestros niveles de conciencia con la Conciencia en Sí: el universo.
La pronunciación de un mantra, término sánscrito que significa protección de la mente, despertaría en el recitador su singular potencial divino, revelando, según las tradiciones orientales, la naturaleza sagrada del sonido como germen creador del universo.
De acuerdo con este postulado se podría decir que somos hijos de la vibración sonora, que conforma la naturaleza de las cosas purificando y sanando el cuerpo y la mente, y que los mantras son instrumentos propicios para canalizar aquella energía cósmica.
De igual manera también el canto y, singularmente, la recitación de la palabra poética, entendidos como articulación rítmica de la respiración, nos permiten mediante una calculada progresión de sonidos y silencios traspasar nuestros propios límites para observar y comprender mejor las circunstancias y fenómenos que conforman nuestra vida y que nos interrelacionan con otros seres. Elevándonos y descendiendo con la respiración construimos la palabra, modulamos el canto, detenemos o aceleramos nuestros ritmos vitales y actuamos de manera decisiva, siempre mediante el acontecimiento de la vibración, en nuestra condición y en la de nuestro entorno.
Mikao Usui, coetáneo del emperador y fundador de Reiki Ryoho (*), filosofía japonesa que nos enseña a desarrollar nuestra capacidad para ser receptores de energías sutiles en beneficio de la humanidad, quiso poner al alcance de todos esa posibilidad de sanación integral: vibrando con el gesto, el aliento, la mirada, la forma y el sonido se liberan cuerpo y espíritu de sus padecimientos. Percibió los poemas del emperador como estructuras curativas y seleccionó de entre sus más de cien mil composiciones estas 125 como particularmente hermosas, eficaces e inspiradoras del camino para una vida correcta, como enseñanzas para el progreso de la vida espiritual y física.
Es desde esta perspectiva desde la que podemos aproximarnos a la selección realizada por el fundador de Reiki Ryoho: se trata de textos concebidos por un espíritu honesto que ama la belleza y pretende, mediante su transmisión, guiar a toda una sociedad inmersa en una época de drásticos cambios hacia una vida en la que prevalezca, como medio de relación entre los hombres, el sereno principio de la Conciencia Correcta.
Ese espíritu íntegro, aunque rodeado de pésimos e interesados consejeros, es además la figura central del Japón de su tiempo, Mutsuito, la encarnación del Sol, el emperador Meiji que accedió al trono en 1867 a la edad de 15 años. Si todo sonido es sagrado, a pesar de que nuestra conciencia nos lo haga percibir como mera irrupción grosera en el espíritu, la palabra del emperador tiene además la impronta de lo divino, es consigna moral incontestable para todo sus súbditos.
Con todo, Mutsuito, compositor poético de extraordinaria sensibilidad, no hace sino nutrirse de la antiquísima tradición poética y mántrica a la que ya hemos aludido: desde hace milenios la palabra abre y cierra, comunica luz y oscuridad y, en este sentido, los poemas del emperador Meiji son focos luminosos que limpian y purifican proponiendo pautas de comportamiento para conseguir el equilibrio y la felicidad. Su palabra, tal y como supo discernirlo Mikao Usui, es sanadora del espíritu y tanto su escucha como su recitación resultan beneficiosas pues, según el propio maestro Usui, “si la mente sana, el cuerpo se torna naturalmente sano”.
Los 125 poemas recogidos en este libro son tankas o wakas, poemas breves japoneses que reciben el nombre de gyosei cuando han sido creados por un emperador. Sus similitudes con el haiku son grandes, aunque éste es aún más breve: sólo dieciséis sonidos. Estos 125 gyosei forman parte del Manual de Reiki Ryoho, texto histórico explicativo de la filosofía desarrollada por Mikao Usui, y eran consecuentemente utilizados durante las sesiones de sanación y los seminarios de Reiki, en el transcurso de los cuales el maestro se los hacía memorizar y recitar de forma repetida a sus alumnos.
Los efectos del sonido sobre el ser humano son conocidos desde tiempos antiguos, pero la incredulidad del hombre moderno ha necesitado de la ciencia como lazarillo para adentrarse en un terreno que, desde Occidente, se ha pretendido relacionar exclusivamente con la mística. Las ondas vibratorias que se generan con la recitación de un mantra, un canto armónico o un poema se propagan a través de nuestra anatomía haciendo vibrar por resonancia de sus frecuencias nuestros diversos sistemas, estimulándolos y consiguiendo importantes efectos terapéuticos. Sabemos cómo determinados fonemas (paradigmático resulta el caso del “mm” final de algunos mantras) actúan en el interior de la caja de resonancia del cráneo sobre la glándula pineal y la hipófisis. Pensemos también en los experimentos sobre moléculas de agua del profesor Masaru Emoto en los que observamos cómo sus partículas componen estructuras armónicas cuando son sometidas a la eufonía resultante de una pieza de Mozart, por ejemplo, o se fracturan bajo el estruendo de cualquier tipo de disonancia acústica. Parece justo, por lo tanto, otorgar también a la palabra bella (bella en su estructura sonora pero también en su contenido semántico) la capacidad de sanar, para limpiar y purificar a aquellos que la leen, la escuchan o la pronuncian.
Los poemas del emperador hablan de realidades tangibles (el arrozal, pasatiempos cortesanos, vida urbana, ámbitos acuáticos, montaña, oro, luna de otoño…) y de otras sutiles, halladas en el paisaje psicológico y emocional humano, que el emperador capta y describe con penetración y sorprendente llaneza (esfuerzo, ambición, dilapidación, paciencia, ambivalencia, ancianidad, compasión, discreción, lucidez…) La economía de medios que impone la forma de gyosei hace aún más admirable la eficacia del poeta-emperador en transmitir, a veces casi físicamente, el perfume de un jardín o la humedad de un chaparrón primaveral.
La traducción llevada a cabo por un colectivo de profesionales procedentes de diversos ámbitos literarios y artísticos, dirigidos por la traductora y maestra de Reiki Rika Saruhashi, partiendo siempre de un escrupuloso respeto al original japonés, ha querido iluminar en el idioma propio de sus autores las palabras del emperador Meiji, desde la percepción de que este novedoso esfuerzo de transcripción multilingüe (español, inglés, francés) no debía mermar en absoluto la calidad poética ni la intensidad de su mensaje, pues ciertamente es en esa sabia combinación de belleza e integridad moral donde reside la esencia curativa de estas palabras.
En este punto se hace necesario reafirmar el empeño divulgativo de una obra muy esperada por los practicantes de Reiki a nivel internacional. En la presente edición se integran además varias caligrafías de los poemas en japonés llevadas a cabo por Megumi Noda, séptimo Dan en esa disciplina, y veinticuatro obras gráficas que suponen otras tantas iluminaciones inspiradas en la voz poética del emperador: son las traslaciones que efectúa la artista Marion Thieme de la vibración sonora y formal a la imagen pictórica, utilizando las técnicas de la acuarela y el collage.
La brevedad, la concisión, la limpieza son actitudes propias del temperamento japonés que aquí se transmiten en toda su intensidad y, sobre todo, con plena sinceridad. Es de esperar que este libro, que llega hasta nosotros como un soplo de aire fresco, sirva para alentar la confianza en nuestra propia capacidad de cambio, ahora mediante el poder transformador de la palabra:
Hasta las palabras más sencillas
pueden contener la esencia de nuestros principios

Extracto del prólogo del libro "El Eco de la Cascada - 125 Poemas del Emperador Meiji", Teleno Ediciones 2008. Edición multilingüe japonés - castellano - francés - inglés a cargo de varios autores: Terry Berne, Mª Luz Castillo, Paloma Cirujano, Bernadette Dechamps, Isabel Fernández Hoern, Pablo Merry del Val, Antonio Santamaría Solís, Rika Saruhashi, Françoise Esther Baudet. Caligrafía japonesa: Megumi Noda. Ilustraciones: Marion Thieme.




No hay comentarios:

Publicar un comentario